Las 4 series que me encantaría volver a ver en Netflix

Ya puestos a pedir sí, hoy me pido que Netflix vuelva a emitir cuatro de esas series que no se olvidan a pesar de los años décadas que han pasado desde que las viera por primera vez.

Series que no se olvidan

Lo mismo os animáis a mi petición o sino ¿cuáles serían las tuyas, esas series que te encantaría volver a ver?

Querido Señor Netflix:

Ya ve que en este blog estamos encantadas con sus series, sus películas y sus documentales así, en general pero se me ha ocurrido que hay unas series que a mí personalmente me encantaría volver a ver y creo que en su plataforma quedarían estupendas porque son de esas series que no se olvidan, esas que se graban en la memoria una vez que las has visto.

Yo se lo cuento y usted ya le echa un ojo a los presupuestos, a los royalties y a esas cosas de la industria que se me escapan un pelín.

Doctor en Alaska

Yo creo que fue mi primera serie en serio, de esas que empezaban a las mil horas, los viernes por la noche y que casi me perdía por culpa del sueño. De esas que eran deliciosamente surrealistas y te enganchaban a la primera de cambio, con ese surrealismo que me recuerda un poco a The Good Place y que tanto me hace reír pero que también te llevaba a reflexionar sobre asuntos que jamás te habrías planteado.

La vida en un pueblo perdido de Alaska con unos habitantes cuando menos peculiares, tenía un encanto único.

Y la mezcla de personajes la hacía tan, tan moderna y tan atractiva para la época. Hablamos de una serie que se emitía entre 1990 y 1995 ¡ha llovido un poco desde entonces, sí!

Lou Grant

Me encantaba ese periodista con rictus siempre enfadado que investigaba las informaciones como si fuera más un detective que un reportero, vamos como deberían hacerse estas cosas.

He de reconocer que yo era bastante muy mucho pequeñaja cuando veía esta serie en la tele pero… debe ser cosa del destino o qué sé yo, el caso es que era de mis favoritas.

Murphy Brown

Pues más de lo mismo, aunque en este caso la comedia se abría paso por delante de lo que viene siendo el periodismo como oficio.

Además hablamos de periodistas de televisión y la cosa cambia con respecto a los periodistas de periódico, de diario, de escribir vamos.

Sí, me encantaba, me lo pasaba genial con ella y con el resto de la redacción del programa pero sobre todo con las lacerantes respuestas de Murphy y su sentido del humor o mejor, su falta de él.

Las chicas de oro

Mire Sr. Netflix, esta es que la tendría que poner en bucle. Cuando se acabe la última temporada que se grabó hace ya no sé cuántos años pues empezar otra vez por el capítulo uno de la temporada uno.

Con esta serie algunas aprendimos a reírnos de nosotras mismas y de nuestras miserias, aprendimos a ser más generosas, más valientes y más impermeables a la imbecilidad del entorno. Fue la primera serie que vi en la que las protagonistas eran todas mujeres y eso es algo que no se repite con mucha frecuencia.

Ahora a todo eso se le llama sororidad y empoderamiento, antes no teníamos ninguna necesidad de ponerle nombre a una actitud vital tan positiva y tan necesaria.

Es un ejercicio magnífico de diálogos lacerantes y situaciones en las que la amistad de cuatro mujeres se pone el mundo por montera y puede con todo.

 

Bueno Sr. Netflix que yo creo que de momento con estos clásicos maravillosos en forma de serie vamos más que bien ¿le parece? Pues ya me contará ya…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *