Qué vemos a la hora de la siesta

Hay series y películas que merecen que dejemos todo lo que tengamos entre manos y pongamos los cinco sentidos en ellas pero hay otras que sirven para la hora de la siesta.

No para dormirnos mientras, si no para relajarnos, poner la neurona en punto muerto y descansar, no tienen argumentos complejos, ni muchos personajes que te hagan pensar quién es quién.

Tampoco gritan, ni hay músicas estridentes que te hagan dar un salto cuando cierras el ojo un segundo. Ni puntos de giros espectaculares que te pierdan, si te despistas y te pierdes media hora, sabes por donde vas.

¿Quieres saber cuáles hemos elegido nosotras?

La propuesta de Pilar

No me suelo dormir con él pero es verdad que es sencillo de seguir.

Series Netflix

Las tramas no son complicadas, los diálogos son algo previsibles y la mecánica de los capítulos o las temporadas son calcadas unas de otras y aún así seguimos viendo Arrow hasta que se nos acabe la quinta temporada que es por la que vamos ahora.

Stephen Amell tiene parte de la culpa de que sigamos viéndola, él y que es el ratito en el que comemos mi hijo pequeño y yo antes de llevarle de nuevo al cole por la tarde, es nuestro momento de tele juntos y nos encanta.

De hecho ya estamos pensando en la siguiente serie para cuando se nos termine esta ¿alguna sugerencia?

Marisa se va a bailar en sus siestas

Dance off

María y yo elegimos pelis de baile, como Dance-off, hay un montón, todas similares, los malos son poco malos, los buenos son más buenos al final, los que ganan son felices, los que pierden están poco tristes y la música nos gusta.

Entre sustos y un poquito de miedo para Sonia

Sé que no es la mejor hora del día para ver series en las que igual el estómago se te pone del revés y no haces más que sobresaltarte, pero es la única hora tranquila que nos queda a las madres. Es el momento en el mando es solo nuestro y podemos elegir aquello que durante el resto del día no puedes ver. No hay nadie para negociar.

Frankestein Chronicles

Una de las últimas que he visto en esta franja (pero no para dormirme) ha sido The Frankenstein Chronicles, una serie que nos lleva a los tiempo de Mary Shelley, con ella misma como parte de una investigación criminal. Un inspector de policía trata de descubrir entre los médicos más reputados del país y los bandidos más míseros dedicados a robar cadáveres, quién es el culpable de una serie de terribles muertes basadas en la popular novela.

Y es que últimamente, desde que Santa Clarita Diet llegó a mi vida, los trozos de cuerpos invaden mi sobremesa. Quizás debería cambiar de temática ¿alguna sugerencia?

 

Un viaje al cielo en la siesta de Diana

Quizá alguna de mis compañeras de blog me maten al escribir esto porque ya se ha hablado en esta plaza de esta serie, pero… una de las pocas series con las que efectivamente he llegado a dar cabezadas es The Good Place.

siesta series Netflix

Los primeros capítulos me mantuvieron enganchada -¡no todos los días se puede ver una serie “rodada” en el cielo!-, pero cuando descubres cómo funciona aquello y los personajes quedan completamente definidos… la trama no es excesivamente complicada y te permite despistarte un rato, poner la mente en punto muerto o llevarla directamente a un fundido a negro.

Lo único que puede impedir que te duermas es la luz. Los colores son muy vivos en The Good Place así que esta puede no ser tu serie de siesta si eres de los que duermen con la persiana bajada hasta abajo del todo. Quizá la pantalla te deslumbre un poco.

Los sueños de Blanca a la hora de no dormir la siesta

No me cuesta reconocer que estoy absolutamente enganchada con Suits, la serie que:

  1. Me descubrió a la Meghan Markle, actriz.
  2. Empecé a ver por la curiosidad que me provocó su argumento.
  3. Me terminó de conquistar por sus protagonistas… Masculinos.

Netflix Series siesta

La hora de la siesta puede ser, también, un buen momento para disfrutar de su trama.  Con sus luchas de poder y con la posibilidad de que, por una vez, el fin sea capaz de justificar los medios.

Y por qué no, si habéis osado dormiros… Al menos soñad con Harvey Specter. O mejor, eso me lo dejáis a mi, ¿vale? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *