100 metros. La película.

Soy muy de cine español, y cuando ví que los actores eran Dani Rovira y Karra Elejalde, no lo pensé dos veces. Esta peli hay que verla.

Quería ver a los actores de ocho apellidos vascos en un registro diferente.

Y…. Ayysss

¿Vosotros sabéis lo que es la Esclerosis múltiple?

A ver cómo cuento yo esto, que de medicina entiendo lo justito, pero  hay cosas que me sé  y una de ellas es qué hacer cuando el cerebro da órdenes y el cuerpo no responde.

100 metros
portada 100 metros.

Pues así empieza 100 metros. Un matrimonio feliz, Dani Rovira y  Alexandra Jimenez, con los mismos problemas que los matrimonios felices, un trabajo que es casi ideal, una familia que es casi ideal… un suegro, Karra Elejalde que es… Pues ese señor que siempre ha sido casi bueno, pero que nunca ha tragado al yerno…. hasta que se le acaba la ilusión y decide ser un ermitaño un tanto peculiar.

Y así, sin avisar, el cuerpo de Ramón Arroyo, personaje que interpreta Dani Rovira empieza a no obedecer. Intenta atarse los zapatos y… no sabe qué le pasa, pero  no puede. Como cuando hablas con un niño que sigue jugando y no sabes si te no te ha oído o no te hace caso porque sigue a lo suyo… Pues eso mismo, pero en vez de un niño son sus manos las que parece que no están porque cuando les dice moveos y atad los cordones, ¡¡Ahora!! y no se mueven y las mira….  y las vuelve a mirar incrédulo… Y su hijo pequeño se acerca y le explica… se hace una orejita con un cordón, otra orejita con el otro cordón… Y él sigue mirando sin saber, sin creer

Mientras se va dando cuenta de que no son sólo las manos las que no escuchan al cerebro, sino que el resto del cuerpo, todo el cuerpo no funciona como debe, el suegro se instala en su casa, estresando todo su mundo.

Y no queda más remedio que ir al médico…  Y llega un diagnóstico difícil de encajar: Esclerosis múltiple. (No, no es la de Stephen Hawking, digamos que es más leve, pero bastante puñetera también)

Y… ¿y ahora qué hacemos? Porque mientras se plantea qué será de él, su mujer le explica que no es él, son ellos, toda la familia se verá afectada.
“todas las tareas que antes repartíamos entre dos, ahora me van a tocar a mi, y yo también tengo que poder. No eres tu, somos los cuatro, mi padre, nuestro hijo, tu y yo” le dice su esposa. 
Así que si el médico dice que no vas a poder andar 100 metros y tu te empeñas en hacerte un triatlón, mi vida también va a dar un vuelco. Te pongo una condición… te ocupas de mi padre y mi padre de ti, y si no sois capaces, me ocupo yo de todo, y os limitáis a obedecer.

Dos hombres que no se han tragado nunca luchando contra una enfermedad y contra ellos mismos.

100metros
¿Y ahora qué hacemos?

A lo mejor os suena a demasiado drama,

No, la película no es un drama

Porque la relación entre los personajes la convierte en una comedia.  Aunque aparecen pinceladas que nos muestran la realidad, las reacciones de los amigos, lo que cuentan los pacientes que comparten tratamiento, los brotes de la enfermedad que se lo van poniendo difícil….

La película, con dirección y guión de Marcel Barrena, está rodada en el País Vasco y basada en una historia real. No en una historia, si no en un trocito de una vida que de pronto da un vuelco, cuando el médico dice tienes que parar, el protagonista contesta: “No voy a parar”.

Y no para.

Porque rendirse NO es una opción